Los clientes de este tipo suelen aparecer una vez la relación se encuentra bastante asentada y existe un mínimo de confianza entre la empresa y el cliente, por eso, puede resultar difícil manejar la situación, ya sea por miedo a que nos abandone como empresa o por comportamientos inesperados que pueden resultar de dicho problema.

Lo primero que hay que hacer para prevenir este tipo de situaciones es dejar claras todas las pautas del contrato en el momento de firmarlo aunque es cierto que en varias ocasiones se puede dar el caso de tener que escribirle a un cliente por alguna deuda que tiene pendiente.

Por eso, en este post vamos a comentar algunas ideas para hacer frente a estas situaciones.

¿Cómo actuar cuando un cliente no paga?

1. Negociar esa deuda

Lo primero de todo es comunicarle la deuda que tiene, puede darse el caso de que exista un despiste o un error. En esa primera llamada veremos sus intenciones. Si una vez hablado con el cliente, tenemos nuestras dudas sobre el pago de la deuda o él mismo afirma no poder pagarla, tenemos dos soluciones:

Por un lado, podemos aumentar el plazo de pago para que el cliente una vez mejore su situación, lleve a cabo el mencionado pago. Por otro lado, también existe la posibilidad de fragmentar la deuda y que en pequeñas cantidades el cliente las vaya pagando.

Si frente a estas soluciones, el cliente sigue sin pagar o sin querer hacerlo, puedes exigir por escrito un justificante del pago.

2. Reconocimiento de la deuda

Para poder realizar el el procedimiento del cobro de un impago es indispensable que sea el propio deudor quien reconozca su deuda. Dicho reconocimiento consiste en un documento emitido por el deudor en el que se reconoce de manera unilateral la deuda.

3. Juicio monitorio

En el caso de haber intentado los dos puntos anteriores y que el cliente siga negándose a pagar la deuda, existe la opción de empezar un procedimiento monitorio ante el Juzgado.

Entre las ventajas de esta alternativa destacamos que no es necesario disponer de un abogado y un procurador sea cual sea la cantidad y es un proceso bastante rápido y ágil.

Aunque debes tener en cuenta que ganar este juicio no conlleva recibir la cantidad de la deuda sino que será necesario iniciar otros procedimientos con la ayuda de un abogado y un procurador.

4. Juicio verbal u ordinario

El juicio verbal es un procedimiento más ágil que el ordinario y sirve para reclamar deudas de hasta 6000€, si la cantidad des superior, es obligatorio recurrir a un juicio ordinario.

En los dos juicios es necesario disponer de un abogado y un procurador salvo en los juicios verbales dónde la cantidad es igual o inferior a 2000€. En esos casos no será necesario acudir a un abogado y un procurador.

5. Documentos necesarios para reclamar la deuda

Los documentos necesarios para reclamar la deuda pueden ser varios y dependerán del tipo de deuda.

Para poder reclamar un impago es necesario justificar: el origen de la deuda, el precio del producto o servicio, la entrega del mismo al deudor, el plazo del pago del importe acordado y el importe impagado.

Los documentos más habituales que tendrás que usar para valerte para la recuperación del dinero son: el contrato, el pedido, la factura y el albarán.

× ¿En qué puedo ayudarte?