¿A quién no le ha pasado que cada vez parece ver más lejos la jubilación? Y es que es normal teniendo en cuenta la de años que se ha ido retrasando, sobre todo en esta última década.

Para cualquier trabajador por cuenta ajena le será muy sencillo calcular cual será el importe que recibirá en el momento en el que decida jubilarse, pero para los autónomos no es igual, y esto dependerá única y exclusivamente de ti.

Según la Seguridad Social, los criterios para trabajar por cuenta propia son exactamente los mismo que para trabajar por cuenta ajena, pero con matices. En general, a un autónomo no se le permite realizar una jubilación anticipada.

Para llegar a la pensión mínima con el 50% de la base reguladora tendrás que cotizar al menos 15 años, y que al menos dos de estos quince años se encuentren dentro de los últimos quince años.

Pero existe un problema a tener en cuenta y es que la mayoría de los autónomos cotiza únicamente la base mínima es decir; 944,40€, lo que quiere decir que el 50% de esta serán unos 472€, cifra inferior a la pensión mínima que existe actualmente.

Por lo que, en caso de que sufras este problema y no llegues al mínimo, recibirás una serie de complementos que te permitan alcanzar el mínimo estipulado que variará en función de diversos factores.

Además, aunque no puedas aumentar la cuantía como autónomo, si que podrás beneficiarte de tus años de trabajador por cuenta ajena, si lo has sido, siempre y cuando cumplas todas la condiciones necesarias que estén fijadas.

Por ejemplo, si a lo largo de toda tu vida, has cotizado como mínimo 15 años como trabajador por cuenta ajena (siendo dos de estos al menos en los últimos 15 años) entonces, tendrás derecho a cobrar parte de tu pensión en este régimen.