La declaración de la renta es un impuesto de carácter progresivo y directo. En su obligatoriedad de presentarla no solo aparece el salario si no que existen otros ingresos que influyen en tu obligación de presentar la declaración de la renta independientemente del salario que poseas. Uno de estos ingresos es la inversión. Es decir, debes incluirlas en tu declaración del IRPF y además, te obligan a realizarla.

¿Cuándo incluir las inversiones en la declaración de la renta?

Solamente deberás incluir las inversiones en la declaración de la renta cuando realices una venta de las acciones o inversiones que poseas, es decir, mientras tengas el capital invertido no tendrás nada que declarar ya que en esos momentos tus inversiones únicamente dependerán de las fluctuaciones del mercado.

En el momento en el que declares tus beneficios o pérdidas, Hacienda divide tus inversiones entre los rendimientos del capital mobiliario, es decir, entre los depósitos, cuentas de ahorro, algunos seguros de vida,  o perdidas y ganancias patrimoniales, entre otros.

¿Cuándo debes hacer la renta por tus inversiones?

Como hemos comentado anteriormente, las inversiones influyen en tu declaración de la renta, sin importar la cantidad de salario que percibas al año. Tendrás la obligación de realizar la declaración de la renta si alguno de los siguientes casos es el tuyo:

  • Has ganado más de 1000€ en bolsa y con tu trabajo

Es probable que al realizar una inversión tengas que presentar el IRPF pero puede ser que no.

Si el conjunto de tus ganancias es igual o superior a 1000€ sí deberás presentarlo, es decir, si una vez que vendas tus acciones, el beneficio de dicha venta sumado al resto de las rentas correspondientes al trabajo, capital, actividades económicas y otras supera los 1000€ tendrás esa obligación.

  • Has perdido más de 500€ con tus inversiones

En el caso contrario, si tus perdidas patrimoniales son superiores a los 500€ también tendrás la obligatoriedad de presentar el impuesto.

  • Has ganado más de 1600€ con tus inversiones

Si los beneficios en conjunto de los rendimientos de capital mobiliario y las ganancias patrimoniales superan los 1600€ también incluyen la realización de la renta. Estos casos solo se refieren a todas aquellas inversiones que están sujetas a retenciones.

  • Has ganado más de 1000€ en capital y ayudas

Estos 1000€ son aplicados a los rendimientos de las Letras del Tesoro y otras rentas inmobiliarias imputadas. Las subvenciones y ayudas públicas también se incluyen en este límite.

 

En conclusión, estos son los casos en los que si eres inversor tendrás que realizar obligatoriamente la declaración de la renta. Como recordatorio, es posible la compensación de perdigas con ganancias patrimoniales para lograr pagar un menor importe.

× ¿En qué puedo ayudarte?