A la hora de realizar la declaración de la renta, es posible que te vengan mil dudas sobre cómo hacerla, cuándo presentarla, etc. Además, existen una serie de gastos que, por norma general, traen varios quebraderos de cabeza a los trabajadores o personas que la realizan.

Es probable que sepas como deducir los gastos comunes de tu declaración de la renta, simplemente es necesario controlar los gastos, y guardar cualquier ticket o factura, además, de tener conocimientos sobre como contabilizarlos pero en dicha declaración también existen varios gastos como los gastos de difícil justificación, es decir, son gastos que únicamente se pueden deducir aquellos contribuyentes que se apliquen el método de estimación directa, y además, cumplan unas determinadas características:

  • Solo podrán deducírselos los que utilicen la estimación directa simplificada
  • Es necesario obtener beneficios de la actividad

Si estás seguro de cumplir con las dos condiciones anteriores, tienes derecho a la aplicación de dicha reducción consistente en el 5% sobre el beneficio de la actividad. Esto debe ser computado como un gasto más derivado de la actividad.

Sin embargo, existe un límite para esta deducción, solo podrás deducir como máximo 2000 euros. Esto significa que si a la hora de realizar el 5% de tu beneficio, el importe supera los 2000 euros, no podrás aumentar dicha cantidad. Tendrás que deducirte 2000 euros.

Pese a este límite, es importante conocer estos datos y si es tu caso, aprovechar dicho descuento.

× ¿En qué puedo ayudarte?