Una de las medidas que el gobierno ha pedido ayer es modificar el sistema de pago para los impuestos corporativos, que afectará a las grandes empresas. Los pagos de la cuenta son los ingresos que las compañías están patrocinando como pago anticipado de las compañías luego presentarán a las personas que gravaron por los beneficios obtenidos en el ejercicio correspondiente.

Tres pagos se establecen en su cuenta en el año, deben realizarse en los primeros 20 días del calendario en abril y octubre y diciembre y hay dos sistemas para calcular el monto del pago, será cierto actualmente. Para las empresas más pequeñas, el resultado del año anterior, a dicho resultado se le aplica un 18% como regla general.

Inconvenientes

El uso de este sistema es más cómodo, pero existe un inconveniente de que estos pagos de cuenta no reflejen la situación real de la compañía en este ejercicio. El otro sistema, obligatorio para las empresas que hayan superado la cantidad de 6.010.121,04 euros de volumen de operaciones durante el ejercicio anterior, aplican a la base impositiva los primeros 3, 9 o 11 meses de cada año natural, el porcentaje que resulte de multiplicar por cinco séptimos el tipo de gravamen redondeado por defecto.

Esto supone que para las empresas que están sujetas a el tipo común, el porcentaje que deben usar para realizar los pagos en sus cuentas son el 21% en los periodos de impuestos iniciado desde el 1 de enero de 2008. Lo que el Gobierno ha modificado es este último porcentaje del 21%, que pasa al 24% o al 27% según el caso.

En el caso de este método de segunda oportunidad, será necesario comunicarse con las autoridades fiscales, de acuerdo con la declaración del censo correspondiente, durante el mes de febrero del año natural en que deba surtir efectos y el sujeto pasivo quedará vinculado a esta modalidad para el periodo impositivo en curso y los siguientes mientras no renuncie expresamente a su aplicación.

Al presentar la declaración del Impuesto sobre Sociedades se regulariza el resultado final, y la cantidad a pagar por este, con los pagos ya hechos, descontándose los mismos de la cantidad final a solicitando la devolución del exceso de pagos realizado.

Conclusión

Lo que consigue el Gobierno con esta modificación es adelantar la recaudación a través del Impuesto de Sociedades, no se trata de aumentar la tributación si no de que las empresas anticipen un mayor importe de la cuota del impuesto que habrían de pagar cuando éste se liquide. Evidentemente esta medida quita liquidez a las empresas, teniendo en cuenta que tendrán que pagar durante el año a Hacienda un importe mayor, que hasta ahora se satisfacía en julio del año siguiente al final del ejercicio.

× ¿En qué puedo ayudarte?