A las 11:00 de la noche, estás listo para irte a la cama y tu teléfono te avisa que te ha llegado un email. Es un correo electrónico de un colega. Sin dudarlo, simplemente abres tu bandeja de entrada para leerlo y vuelves a que absorbido por tu trabajo. A todos en algún momento nos pasa y por eso es tan importante desconectar durante las vacaciones.

Cuando examines estas líneas verás que tan ciertas son y a lo mejor consiga en ti cumplir con su cometido, hacerte entender que desconectarte es lo mejor que te puede suceder; a tu salud y a tu vida durante las vacaciones.

Pero mientras más alto es el puesto que ocupas dentro de una empresa, mayor será la dificultad que encontrarás al quererte desconectar durante tus vacaciones. Que puedas desconectarte siempre va  a ser de vital importancia en tu vida. Pero ¿Por qué hay que hacerlo?

Hay tres razones principales para esto: el agotamiento es real y peligroso, las vacaciones pueden ayudar a protegerte, y una vez que tienes tiempo para recargarte, serás más productivo y comprenderás como ser más eficaz, lo que te hará que seas más feliz y obtendrás una mayor satisfacción en tu vida laboral.

Al desconectarte puedes mejorar tu productividad en el trabajo

El agotamiento es peligroso para las personas que lo experimentan, y es muy costoso para las organizaciones en la que trabajan. Los trabajadores que se encuentran agotados tienen baja productividad y baja moral, y es más probable que renuncien.

Afortunadamente, el podernos tomar un tiempo libre para lograr el equilibrio adecuado entre el trabajo y la vida personal puede ayudarnos a superar el agotamiento antes de despertarnos, solo hay que aprender a desconectarse.

Cuando dejemos temporalmente de depender de la tecnología y logramos desconectemos durante las vacaciones, podemos volver a la oficina, renovados, relajados, listos para más trabajo. Cuando no logramos desconectarnos, los profesionales de la medicina y de salud mental nos advierten que no estamos bien.

Quieres saber algo… esos profesionales que cuidan de nuestra salud, tienen razón: sufrimos de falta de atención, de mala calidad del sueño, molestias en los ojos, postura descuidada,… dejémoslo allí por ahora. Además, llegamos a parecer zombis ante nuestros compañeros, y hasta podemos parecer torpes cuando nos toca atender a otras personas.

Al desconectar durante las vacaciones serás más feliz

‍Cuando logras desconectar durante las vacaciones, puedes llegar a encontrar soluciones a problemas que antes no encontrabas. Puedes disponer de más tiempo para ti y para tu familia, lo cual también los hará muy feliz a ellos. Cuando eres feliz, obtienes calma y sosiego y a la hora de dormir podrás tener sueños más reparadores y profundos.

El tiempo fuera de la oficina no solo te va a permitir descubrir nuevos intereses, sino que también te brindará la oportunidad de experimentar con nuevos amigos, con nuevas culturas y cosas nuevas. Cuando regreses al trabajo, tendrás la oportunidad de utilizar estas experiencias para estimular tu creatividad.