El Dropshipping es una variante del tradicional comercio electrónico que ha nacido como respuesta a un mercado globalizado como es el mercado actual, el cual esta lleno de competidores.

Se trata de un método de envío y entrega de pedidos minoristas en el cual no es necesario que la tienda online posea el stock de los productos que vende en el propio almacén.

Cuando, a través de su pagina web, alguien adquiere algún producto, la propia empresa se encarga de comprárselo a un tercero y se lo hace enviar directamente al cliente. Como resultado, el comerciante nunca ve o manipula el producto que este vendiendo.

Además, con el método Dropshipping tampoco se encargar de empaquetar lo productos o de gestionar los envíos, ya que única y exclusivamente se encargar de recoger el pedido realizado a través de su web, contactar con el dropshipper o proveedor y realizar la facturación.

La gestión de las devoluciones siempre correrá por cuenta del proveedor, por lo que es importante contactar con personas que ofrezcan garantías ya que la imagen de la propia empresa dependerá de esto también.

Para montar un Dropshipping no es necesario invertir en mucho capital ya que únicamente será necesario una web bien posicionada y optimizada que trate de atraer al mayor número de clientes potenciales posibles.

Existen algunos requisitos a tener en cuenta:

1. Requisitos fiscales: será obligatorio darte de alta en Hacienda y en la Seguridad Social como autónomo o empresario.

2. Protección de datos: la tienda online debe respetar el Reglamento General de Protección de datos (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo, del 27 de abril de 2016, relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de esos datos.

3. Ley del comercio electrónico (LSSI): es obligatorio respetar y conocer siempre la Ley 34/2002, del 11 de Julio, de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico.

A la hora de hablar de la fiscalidad del Dropshipping si es cierto que es bastante compleja, por lo que es aconsejable trabajar con asesores fiscales con cierta experiencia en el sector.

Para analizarla será necesario observarla desde dos puntos de vista diferentes:

  • El primer punto a mencionar será el IRPF, a través del cual anualmente será obligatorio realizar cuatro pagos fraccionados a tu Declaración de la Renta donde se pagará el 20% del total de los beneficios obtenidos entre las transacciones.

  • El segundo punto será el IVA. Es recomendable darse de alta como operador intracomunitario en el censo VIES (ROI) y en el censo de operadores económicos (EROI) para así poder realizar importaciones y exportaciones tanto dentro como fuera de la Unión Europea.