Cada vez es más frecuente, gracias a la ya endémica crisis del empleo, que los trabajadores se vean despedidos a un paso de obtener una pensión. En estos casos, ¿qué soluciones se pueden plantear, para que los interesados no se queden sin ingresos y obtengan las aportaciones a la jubilación que faltan?

1. ¿Qué despidos no permiten acceder a la jubilación anticipada?

  1. El despido disciplinario. El incumplimiento por parte del trabajador de sus obligaciones laborales (por ejemplo, faltas repetidas e injustificadas de asistencia o puntualidad al trabajo, indisciplina o desobediencia en el trabajo).
  2. El despido objetivo.

En este tipo de despido existen causas que dan lugar a la jubilación anticipada, es el caso del despido objetivo por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción.

2. Los tipos de despido que permiten que el trabajador se jubile anticipadamente

Despido colectivo o despido objetivo por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción.
Se entiende que existe una causa económica cuando de los resultados de la empresa se desprende una situación económica negativa, por ejemplo, pérdidas actuales o previstas, o disminución persistente de su nivel de ingresos o ventas. La disminución es persistente si durante tres trimestres consecutivos el nivel de ingresos o ventas de cada uno de ellos es inferior al registrado en el mismo trimestre del año anterior.
Se entiende que existe causa técnica cuando se producen cambios, entre otros, en el ámbito de los medios o instrumentos de producción. Existe causa organizativa cuando se producen cambios, entre otros, en el ámbito de los sistemas y métodos de trabajo del personal o en el modo de organizar la producción. Existe causa productiva cuando se producen cambios, entre otros, en la demanda de productos o servicios que la empresa pretende colocar en el mercado.
La diferencia entre despido colectivo y despido objetivo radica en el número de trabajadores que son despedidos. Será despido colectivo, y no despido objetivo, si en un periodo de 90 días, el despido afecta al menos a:

  1. Diez trabajadores, en las empresas que ocupen menos de cien trabajadores.
  2. El 10% del número de trabajadores de la empresa, en aquellas que ocupen entre cien y doscientos trabajadores.
  3. Treinta trabajadores en las empresas que ocupen más de 300 trabajadores.

Se reconoce la posibilidad de jubilarse con edades anteriores a 4 años a la edad legal de jubilación, siempre que se demuestre que no ha existido voluntariedad en la situación previa de cese de actividad por parte del trabajador.
En el caso de que la causa de acceso de esta modalidad de jubilación sea el despido objetivo, individual o colectivo, habrá que probar la existencia de este y el percibo de la indemnización correspondiente.

3. Convenio especial con la Seguridad Social.

En estos casos, puede ser conveniente conocer la posibilidad de firmar un convenio especial con la Seguridad Social. Con este convenio especial, los trabajadores que han sido dados de baja en la Seguridad Social, suscriben de forma voluntaria este acuerdo para poder mantener, ampliar o incluso generar el derecho a las prestaciones sociales. Eso si, es el propio trabajador el obligado a realizar los pagos de las cuotas correspondientes. Este tipo de convenio da derecho a obtener pensiones como la de jubilación, viudedad o prestaciones que tienen como causa la enfermedad o accidente no laboral. Me han despedido y tengo 56 años, estoy en el paro. ¿Puedo suscribir un convenio especial? El convenio pueden suscribirlo aquellas personas que tengan como mínimo un periodo de cotización de 1080 días en los 12 años anteriores a la firma del convenio. Lo pueden suscribir aquellos trabajadores dados de baja en la Seguridad Social, también los que sean contratados con salarios inferiores a lo que percibían en el último año. A su vez, también puede suscribirlo las personas que han dejado de cobrar el paro.