Una de las preguntas que se les hace con más frecuencia a los asesores son las preguntas sobre los gastos que puede deducir un trabajador autónomo en la declaración de IVA trimestral. Dado que no existe una respuesta única, es muy importante conocer por un lado la normativa legal vigente y por otro la actividad a realizar.

La Ley del IVA en su artículo 95 dice que: no podrás deducir las “cuotas soportadas o satisfechas por las adquisiciones o importaciones de bienes o servicios que no afecten, directa y exclusivamente, a su actividad empresarial o profesión”.

Por lo tanto, es fácil entender por qué la respuesta no puede ser una, y verdadera, para todas las situaciones, sino más adaptable a un contexto. Necesitamos separar lo que está relacionado con nuestro negocio de lo que no. En cualquier caso sigue siendo recomendable consultar a expertos que sepan asesorarnos de la mejor manera.

Por lo tanto, es fácil entender por qué la respuesta no puede ser una, verdadera o incorrecta para todas las situaciones, sino más adaptable a un contexto. Necesitamos separar lo que está relacionado con nuestro negocio de lo que no. En cualquier caso sigue siendo recomendable consultar a expertos que sepan asesorarnos de la mejor manera.

Qué gastos podemos deducir fácilmente

Uno de los gastos que se pueden deducir fácilmente son por ejemplo los servicios de consultoría, es decir, el gerente que hemos contratado para llevar nuestras cuentas. Todos aquellos materiales, productos y bienes necesarios para el desarrollo de su negocio.

La formación relacionada con tu sector: los gatos de manutención, eso sí, aquellos que sea es establecimiento de restauración y hostelería y se abonen utilizando cualquier medio electrónico de pago. Los límites diarios son de hasta 26,67 euros diarios en gastos de comida en el territorio nacional y 48.8 euros en el extranjero.

Campañas de publicidad y marketing, lo que va desde contratar los servicios de un Community Manager a las tarjetas de visita. La asistencia a ferias, congresos y eventos relacionados con tu actividad profesional. Si estamos suscritos a revistas o incluso a webs también, siempre y cuando estén relacionados con tu actividad.

Llegados a este punto vemos que declarar los gastos no es tan fácil como parece y puede ocasionar varios problemas, no es fácil justificar que compañeros de trabajo o clientes hayan sido invitados a almorzar para hablar solo de asuntos comerciales y empresariales, la compra de uno teléfono inteligente o l de un automóvil.