A raíz del surgimiento del COVID-19 han cambiado muchas cosas, por ejemplo siendo el caso de un propietario que tiene alquilado un local comercial y no ha percibido la mensualidad correspondiente al mes de marzo, ante esta situación surge la duda ¿Se tiene que entregar el IVA correspondiente al mes de marzo?

En dado caso de que se pretenda eximir de la renta a ese inquilino por encontrarse dicha propiedad cerrada, ¿Qué se hace en este caso con el pago del IVA?, preguntas como estas pueden rondar en el pensamiento de muchas personas en los actuales momentos.

Primeramente se debe hacer mención que recientemente se promulgo un Real Decreto Ley 11/2020 en el que se establece unas medidas de apoyo para los arrendatarios en el caso de suceder una exclusión de los pagos de arrendamiento en viviendas, este exceptúa de manera contundente otras vías (locales comerciales, oficinas, otros).

¿Pero que ocurre en el caso del devengado del IVA, en el caso de las rentas no cobradas?

Con la intención de darle una respuesta a esta interrogante, vamos a hacer referencia al artículo 75. Uno.7° de Ley 37/1992 de fecha 28 de diciembre del Impuesto sobre el Valor Añadido, “se devengara el impuesto:

ʽ…7° En los arrendamientos, en los suministros y en general, en las operaciones de tracto sucesivo o continuado, en el momento en que resulte exigible la parte del precio que comprenda cada percepciónʼ

Una vez conocido lo que establece la ley, la misma expresa lo siguiente ʽ….cuando no se haya pactado precio o cuando, habiéndose pactado, no se haya determinado el momento de su exigibilidad, o la misma se haya establecido con una periodicidad superior a un año natural, el devengo del Impuesto se producirá a 31 de diciembre de cada año por la parte proporcional correspondiente al periodo transcurrido desde el inicio de la operación, o desde el anterior devengo, hasta la citada fechaʼ

Por otra parte la Dirección General de Tributos sabe que el arrendador debe ingresar el IVA totalmente, indistintamente que no cobre la renta o lo haga de manera parcial, sin embargo existe una Resolución del 17 de Abril de 2014, la cual establece que en caso de que la relación contractual se cancele, se debe hacer mención a ello de manera formal, solo al hacerlo de esta manera, se podrá dejar de devengar el Impuesto al Valor Añadido.

Mientras no se materialice la culminación de la relación arrendaticia la cual ocurre por el cumplimiento por sentencia judicial, aun se seguirá devengando el IVA.

Por lo tanto la manera más expedita, es llegar a un acuerdo con el arrendatario, realizar un documento por escrito que involucre las dos parte, con la intención de dejar constancia de que no se está realizando pago de arrendamiento y así poder dar fe que la base del cálculo del IVA es la nueva base rebajada.

Si en caso contrario no se llegase a un acuerdo con el inquilino y este no pague el arrendamiento, se incluye en la siguiente declaración por el monto completo y se hace una rectificación del impuesto. Para cualquier duda puedes contactar con nosotros