Todos sabemos que desde hace unos años, las empresas que cuentan con más de 50 empleados deben tener un porcentaje mínimo de un 2% de trabajadores discapacitados. Es una forma de intentar eliminar la discriminación por discapacidad. Además la normativa fiscal aporta unas ventajas en los impuesto por persona contratada con discapacidad. Se busca fomentar la contratación de estas personas para su desarrollo laboral. 

Tipos de contratos para estos trabajadores:

Aunque seas una pyme o autónomo o gran empresa, puedes elegir varios tipos de contrato para las personas con discapacidad.

  • Contratos indefinidos

Son los contratos laborales de tiempo completo, existe una bonificación general en caso de que esa persona tenga una discapacidad de entre un 33- 65%. No hay una cifra exacta puesto que tiene que ver el puesto de trabajo, salario, edad, sexo, grado de discapacidad y muchas variables a tener en cuenta. Si la discapacidad supera el 65%, se incrementa la bonificación. Y en caso de contrato indefinido parcial, la bonificación es proporcional a las horas de la jornada.

  • Contratos temporales

Los contratos laborales temporales a tiempo completo pueden alcanzar los 5.300€ en la bonificación de la seguridad social al año. En este caso, también se tiene en cuenta la edad, grado de discapacidad y sexo.

Si el contrato temporal es a tiempo parcial, se descontará la cuota proporcionalmente a las horas de la jornada laboral. La empresa recibirá el 100% de la cuotas empresariales, donde se incluirán los accidentes laborales y demás enfermedades.

  • Otras opciones de contrato

Hay una serie de contratos que se pueden hacer siendo autónomo y con los que puedes contar con beneficios fiscales. Algunos de estos son:

  1. Contrato de formación, en este tipo de contratos disminuirá la cuota de la seguridad social al 50%. Además estos contratos son formativos, con un tiempo mínimo de 6 meses y máximo de 2 años. Exceptuando algún caso que como máximo puede llegar a los 4 años de formación.
  2. Contrato de prácticas, en este caso la reducción también es del 50%. La ley deja contratar a titulados de entre 2 a 6 años, sin haber pasado más de 6 años desde la finalización de la titulación.
  3. Contrato de interino, este tipo de contrato se utiliza para cubrir las bajas de personas con discapacidad y en este caso la bonificación es del 100% durante todo el periodo que pase en esta situación.
  4. Transformar contratos de formación en temporales, para incentivar la contratación de personas con discapacidad ofrecen una subvención de 3.907 €, si contratas posteriormente al trabajador que has tenido en formación a contrato temporal. 

Beneficios de contar con una plantilla con personas discapacitadas:

La diversidad de las personas siempre aporta algo bueno en conjunto. Aquí te vamos a mostrar algunas de las ventajas de contar con estas personas con capacidades diferentes.

Si tu empresa busca la igualdad, integración y eliminación de las discriminaciones, nada como contratar personas diversas, en este caso con alguna discapacidad para demostrarlo. Aportarás a tu empresa valor y una variedad que te puede aportar muchos beneficios, no sólo de imagen.

La inclusión social también aporta orgullo por la empresa, ¿a qué me refiero con esto? Las personas con discapacidad que trabajen en tu empresa y se sientan valoradas, viendo que no has tenido en cuenta sus capacidades diferentes, van a defender y valorar esa empresa por encima de todo. Se trata de trabajadores contentos con ganas de darlo todo por la empresa, lo que te aporta beneficios en su trabajo y resultados.

Y finalmente, a nivel de Responsabilidad Social Corporativa aporta una imagen de integración y reconocimiento por ser una empresa integradora. 

Conclusión
La contratación de personas con capacidades diferentes hace la sociedad más justa, inclusiva y equitativa. Además de aportar unos beneficios fiscales y de responsabilidad social para la empresa contratante.